Comunidades del estado de Puebla, unidos para erradicar la violencia contra mujeres

Comunidades del estado de Puebla, unidos para erradicar la violencia contra mujeres

Mujeres de los municipios de Coyomeapan, Tlaola, Cuetzalan e Ixtepec, en Puebla, se unieron para combatir y erradicar la violencia contra las mujeres, mediante la creación de Casas de la Mujer Indígena (CAMI).

Se trata de organizaciones civiles conformadas por mujeres indígenas, quienes atienden a aquellas que enfrentan algún tipo de violencia, con la finalidad de ofrecer apoyo en sus lenguas y puedan comprender lo que les pasa, explicó la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

El organismo explicó que el tipo de violencia más común en las comunidades indígenas es la violencia física que, la mayoría de las veces, se detona por el consumo de alcohol, le sigue la psicológica y la sexual con altos porcentajes.

Abundó que una de las causas de maltrato a las mujeres es la costumbre de que ellas no deben opinar y tienen que acatar lo que su marido les diga; en algunas comunidades indígenas, es común que las mujeres se casen a los 16 años, lo que las aleja de los estudios y de la posibilidad de conocer sus derechos y obligaciones.

Una de las primeras acciones para erradicar la violencia, que operan otras dos casas, es que las mujeres conozcan sus derechos; en la comunidad de Tlaola se elabora un diagnóstico que da cuenta de la violencia de género y se imparten talleres en otras comunidades, mientras que en Coyomeapan ya se trabaja con 15 poblaciones de las 42 con las que cuenta.

Los esfuerzos de las CAMI no solo están dirigidos para las mujeres, sino también para los hombres; existe un ciclo de la violencia que surge con la agresión, le sigue el enamoramiento y la luna de miel, y de nueva cuenta regresa la agresión, y cuando los hombres no saben cómo disculparse y están dispuestos a todo, es cuando comienzan los procesos de capacitación para ellos.

Además, quienes ya reciben las pláticas podrían incidir en la concientización de sus parejas, por lo que es importante incluirlos en procesos de atención emocional y propiciar su participación en los talleres que se ofrecen en estos espacios.

Entre algunos de los servicios que se ofrecen en las CAMI, destacan el apoyo y acompañamiento a quien sufre de violencia, traductora de lengua, asesoría legal, atención médica, apoyo psicológico, talleres sobre prevención de la violencia y capacitación con perspectiva de género y en escuelas, así como actividades artísticas de reforzamiento.

El organismo sostiene un convenio con la Fiscalía General del Estado de Puebla en favor de los derechos de niñas, niños y mujeres indígenas, que garantiza su atención mediante el Centro de Justicia para las Mujeres, que ofrecerá ayuda a quienes requieran apoyo jurídico o médico, albergue o trabajo social.

NO COMMENTS

Leave a Reply